22 de Mayo: UGT CLM llama a participar en las concentraciones por la negociación colectiva ante las patronales   

“Los convenios colectivos deben recuperar derechos y repartir los beneficios, o habrá conflicto” y “Los salarios deben ganar poder de compra”, son dos de las peticiones que el próximo 22 de mayo trasladarán los sindicatos UGT y CCOO a las patronales en las concentraciones convocadas ante sus sedes en las cinco capitales de provincia de la región.

Las concentraciones tendrán lugar a las 11.00h. en Toledo, ante la sede de la federación empresarial toledana FEDETO; a las 12.00h. en Albacete, ante la sede de la FEDA; a la misma hora que en Guadalajara, ante la sede de CEOE-CEPYME, en Ciudad Real ante la sede de FECIR y en Cuenca, ante la sede de CEOE-CEPYME.

Estas movilizaciones se producen tras el fracaso en la negociación para intentar alcanzar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que ha hecho evidente que sindicatos y patronal mantienen posturas muy alejadas en relación al incremento salarial, la jornada laboral y el empleo, cuestiones esenciales para llegar a un consenso, pero también sobre la propia esencia y funciones que debe cumplir un acuerdo de estas características en la actual fase de expansión económica.

Para los sindicatos es evidente: las organizaciones empresariales no están entendiendo que ya no estamos en una situación de profunda crisis, como la que vivimos de 2008 a 2013 y el gran esfuerzo hecho durante estos años por los trabajadores y trabajadoras debe revertirse ahora, cuando la economía crece con fuerza desde hace cuatro años.

Actualmente se crea empleo (aunque de baja calidad) y las empresas no solo están recuperadas del impacto de la pasada crisis económica y financiera, sino que se encuentran en una situación que supera con creces el mejor momento de la etapa de crecimiento anterior: ganan 37.000 millones más que en 2008, reparten 15.600 millones más de dividendos entre sus accionistas, y han reducido su nivel de endeudamiento hasta situarlo por debajo del de la Eurozona.

Frente a esto, la remuneración de los asalariados es 10.000 millones inferior a la de 2008, como resultado de la destrucción de empleo y la devaluación salarial, que las reformas laborales han hecho aún más profunda. El poder de compra de los salarios se ha recortado un 7,5%, y hasta un 15% los más bajos, que son los que más han sufrido el impacto de la devaluación. Y el porcentaje de trabajadores y trabajadoras pobres se ha elevado hasta el 13,1%, el tercero más elevado de toda la Unión Europea.

Para UGT los trabajadores y las trabajadoras hemos sufrido unas durísimas reformas laborales que han provocado una distribución injusta de las cargas de la crisis, que han recaído fundamentalmente sobre nuestras espaldas, y que siguen operando durante la etapa de crecimiento, provocando un reparto desequilibrado del crecimiento y la prosperidad de las empresas.

Propuesta de CEOE y CEPYME: más desregulación y más devaluación salarial

Las organizaciones empresariales proponen un esquema de incrementos salariales confuso y que ni siquiera garantiza que los salarios no perderán poder de compra. Plantean un incremento salarial (que denominan “fijo”, aunque no lo es) “hasta el 2%” (o lo que es lo mismo, del 0% al 2%), que podría ser algo mayor solo para los salarios más bajos (los que ganan menos de 14.000 euros) y un incremento “variable” que estaría ligado a resultados en cuestiones a determinar en los diferentes ámbitos (aumento de la productividad, empleo, reducción del absentismo, etc.).

También se oponen a la inclusión de cláusulas de revisión en los convenios (que, insistimos, han existido en todos los AENC anteriores) y quieren profundizar en medidas de flexibilidad cuyo único objetivo es precarizar las condiciones de trabajo y desregular la jornada.

Si no hay acuerdo, habrá movilizaciones y conflicto en las empresas

Todo esto, en las circunstancias actuales, es inadmisible para UGT y CCOO. Ante esta situación, si las organizaciones empresariales mantienen la misma actitud y no cambian de posición, el acuerdo se mostrará inalcanzable.

CCOO y UGT abren un proceso de movilización creciente y sostenida en los centros de trabajo, coordinando los sectores y los territorios, con asambleas para informar a trabajadores y trabajadoras de la falta de voluntad de las organizaciones empresariales para llegar a un acuerdo que traslade a los convenios colectivos la recuperación y el crecimiento que ya están teniendo las empresas, y la convocatoria de una jornada de lucha por la negociación colectiva el 22 de mayo, ante las patronales, para lograr que la riqueza que creamos los trabajadores y las trabajadoras revierta de manera justa sobre ellos y sus familias.

Deja un comentario