Unos 10.000 trabajadores del campo de la provincia de Cuenca tendrán incrementos salariales del 2 por ciento en 2018 y 2019

Unos 10.000 trabajadores del campo de la provincia de Cuenca verán incrementado su salario con efecto retroactivo desde enero de 2018 y en 2019 en un dos por ciento, tras la firma ayer del Convenio Provincial del Campo de la Provincia de Cuenca, que incluye el compromiso de revisar cada mes de noviembre la aplicación de un uno por ciento adicional, en aplicación del IV Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), como ha confirmado el vicesecretario general de UGT FICA CLM, Jesús Laín.

El convenio ha sido suscrito por UGT y CCOO y la patronal ASAJA, convirtiéndose en “uno de los convenio más importantes de la provincia de Cuenca”, por el número de trabajadores a los que afecta, que a iniciativa de UGT este año se ha firmado por dos años y que tradicionalmente se firma tarde y deja fuera a los trabajadores temporales de las campañas agrícolas”.

El vicesecretario general de FICA UGT CLM ha recordado que los trabajadores temporales de las campañas “pueden reclamar que se les pague con efecto retroactivo estas subidas salariales”, en especial los de las campañas del ajo y los de la vendimia, ya que cuando se publique el convenio ha habrá acabado la recogida de uva.

Jesús Laín ha valorado que sea “un convenio a dos años, con un dos por ciento provisional de subida de salario”, ya que “en relación con el AENC se ha puesto hasta un uno por ciento provisional que habrá que tratar de aplicarlo en noviembre de cada año”.

El responsable de FICA UGT CLM se ha mostrado “contento” por la firma “porque los trabajadores tendrán una subida mayor que años atrás, tras la firma el AENC, y con el compromiso de trabajar para que ese uno por ciento variable sea lo mayor posible”.

Es, por lo tanto, “un convenio muy importante, porque afecta a muchas zonas en diferentes comarcas de la provincia, que debe servir de ejemplo de subida salarial para el resto de convenios de la provincia de Cuenca”, ha concluido Jesús Laín.

Deja un comentario